• El año de la transformación digital

    Posted on 4 enero, 2017 by vero in gestion documental, informatica.

    Son ya varios los años que llevamos hablando de transformación digital, pero 2017 promete ser aquél en el que los proyectos se consoliden e inicien los cambios definitivos en la organizaciones.

    earth-1794208_1280-992x522

    A estas alturas, quien más quien menos ya ha oído hablar de transformación digital. No ya solo aquellos expertos en tecnologías de la información, sino cualquiera con una mínima responsabilidad en una empresa o el dueño de cualquier pyme habrá recibido en los últimos tiempos la visita de algún comercial instándole a cambiar la forma en la que trabaja, sus procesos, para adaptarlos a la nueva realidad que exige el mercado.

    Tanto es así que son muchos los que ya están poniendo en duda los beneficios de esta transformación digital, que porque en los últimos tiempos empieza a verse como una mera estrategia comercial más por parte de las empresas tecnológicas. ¿Saben realmente las empresas, lo que es la transformación digital? ¿Conocen las ventajas, sobre todo en el caso de las pymes, que les puede reportar?

    Son muchos los que ya están poniendo en duda los beneficios de esta transformación digital

     

    Hemos preguntado a responsables de varias empresas tecnológicas para que empiecen por ahí, por definir qué es eso de la transformación digital, y aunque es cierto que cada uno de ellos, ofrece una definición diferente, lo cierto es que todos ellos coinciden en la importancia que tiene. Así, para Ángel Sáenz de Cenzano, director de la división de Plataforma, Desarrollo e Innovación de Microsoft Ibérica, “la transformación digital es una gran oportunidad para las empresas, que deben impulsar este tipo de proyectos y abrazar la transformación digital para ser más competitivas y ajustarse a las demandas de la economía digital y los clientes actuales. Sean del sector que sean, todas las compañías deben aprovechar las oportunidades que les ofrecen tecnologías innovadoras como el Big Data, Internet de las Cosas (IoT), Cloud Computing o Inteligencia Artificial para transformarse y adaptarse a un nuevo escenario, que es el que demanda el cliente actual. Un cliente que ya es digital, por lo que las empresas que quieran proporcionarles productos y servicios deben serlo de igual forma. La transformación digital les va a permitir ganar productividad, implantar nuevos modelos de negocio e infinitas oportunidades”. Por su parte, Ángel García, Director de Desarrollo de Negocio Digital de Oracle considera que “cuando hablamos de Transformación Digital, estamos hablando sobre cómo las empresas aprovechan la capacidad de las tecnologías para crear nuevos modelos de negocio, nuevas fuentes de ingresos y nuevas maneras de interactuar con los clientes. Estamos hablando, esencialmente, de crear valor a partir de los grandes volúmenes de información que se generan en el mundo online y en las bases de datos corporativas, generando nuevos productos y servicios y nuevos modelos de comercialización”.

    Está claro que la transformación digital supone un nuevo impulso a la evolución empresarial, hasta tal punto que muchos lo consideran como una nueva revolución industrial y que cambiará para siempre y de forma drástica la forma en la que trabajan las empresas de la misma forma que la máquina de vapor cambió la forma en la que se trabajaba en el siglo XIX. Y parece que no, que no es un simple elemento de marketing. Para José Manuel Barrutia, IT Transformation, Outsourcing and Services Manager de Ibermática, “es la oportunidad de incorporar nuevas tecnologías, pero sobre todo nuevas lógicas, para que el negocio sea más eficiente y permita nuevas oportunidades. Y lo anterior referido a los procesos internos de una organización, la relación con sus clientes, y nuevas lógicas de negocio. Lo importante no es el término sino los conceptos que engloba. Antes de crearse este término, ya existían proyectos asimilables a lo que ahora se denomina transformación digital. La transformación digital, como tal, no es un término que nace en vacío, sino que incorpora conceptos ya existentes anteriormente”.

    Es fácil llegar a pensar que se está abusando del término de transformación digital, puesto que está en el día a día de la actualidad empresarial, pero eso no debe provocar que las compañías se tomen este proceso como algo banal o moda temporal. La cuarta revolución industrial va a suponer una aceleración del crecimiento económico y del bienestar, superando a las anteriores. Según McKinsey, las transformaciones impulsadas por esta cuarta revolución industrial están ocurriendo 10 veces más rápido y en una escala 300 veces mayor que durante la primera revolución industrial, por lo que el impacto previsible será 3.000 veces más grande.

    Los múltiples beneficios que las organizaciones obtienen por subir su negocio a la nube, por apostar por la movilidad entre sus empleados o por analizar todos sus datos mediante las técnicas de Big Data nos llevan a afirmar que se trata de una tendencia que, no sólo no va a desaparecer, sino que seguirá en una tendencia al alza. Como apunta el portavoz de Microsoft, “ante este nuevo escenario, las empresas tienen que transformar sus canales de atención a clientes con el fin de crear nuevas experiencias de uso de sus servicios, atraer nuevos clientes, rediseñar la experiencia de venta y mejorar la percepción de marca a través de herramientas de marketing social. El objetivo es contar con una visión del cliente de 360 grados y disponer de una estrategia omnicanal, que satisfaga las necesidades de un cliente más informado que nunca, aprovechando al máximo el valor de sus datos, a través de una tecnología cada vez más inteligente y capaz de entender el contexto y anticiparse a las necesidades del usuario”.

    De la misma forma, y aunuq eadmite un cierto abuso de la terminología, Miguel Ángel Díaz Villadoniga, Responsable de Desarrollo de Negocio de Red Hat, afirma que “este es un fenómeno que sucede a menudo cuando los analistas acuñan una expresión que se populariza. Sin embargo, es un término que ayuda a describir un concepto real. Lo importante es que las empresas sepan diferenciar entre todo este ruido qué es lo que realmente necesitan y qué es lo que les puede aportar beneficios en su sector y a sus clientes. Por ello es importante profundizar y analizar en detalle las necesidades de cada cliente. La transformación digital surge por la necesidad de las empresas de adaptarse al cambio en las demandas de sus clientes. El desarrollo de Internet y la telefonía móvil ha trasformado la forma en que los usuarios se relacionan con las empresas. Los clientes exigen más servicios en menos tiempo. Para poder responder a estas exigencias, las empresas necesitan transformarse y transformar sus sistemas. La transformación digital viene del lado del consumidor y de la tecnología que necesita la empresa para dar este servicio”.

    Qué falta

    Evidentemente, si de forma continua se habla de transformación digital quiere decir que a la empresa española todavía le falta mucho por avanzar. La transformación digital implica cambiar la forma en la que se hacen las cosas en la empresa, con mucho apoyo de la tecnología. Por ello, para abordar estos proyectos es necesaria la implicación de toda la empresa, y sobre todo un impulso muy fuerte desde la cúpula. Es importante analizar las necesidades de la empresa, de los clientes; conocer los productos y servicios que nos van a diferenciar de la competencia, etc. Una vez aclarado todo esto, se debe analizar cómo ponerlo en marcha. Ahí es donde entra la tecnología. Para José Luis Laguna, director técnico de Fortinet, a la empresa española “le falta descubrir el verdadero valor que puede aportar a su negocio. Una vez que sea consciente de ello, apostará por el cambio y comenzará a dar los pasos necesarios para adaptarse a esta nueva realidad”. Por su parte, Javier Martínez, director técnico de NetApp, cree que “para acelerar el proceso de digitalización de la empresa será necesario promover la adopción de competencias y habilidades digitales por parte de toda la organización. Sólo las compañías que sean capaces de insertar el chip digital en el ADN de la organización avanzarán con éxito en la senda digital. Lo digital genera nuevas maneras de trabajar y ofrece herramientas que facilitan el trabajo y promueve la innovación”.

    La transformación digital implica cambiar la forma en la que se hacen las cosas en la empresa, con mucho apoyo de la tecnología.

    La teoría es sencilla, pero la realidad demuestra que, sobre todo en el caso de las pequeñas y medianas empresas, llevar a buen término todo lo necesario para realizar una correcta transformación digital no siempre es una tarea sencilla. Cómo se debe realizar esa labor es algo que las empresas implicadas, se esfuerzan en transmitir.

    fuente: http://www.revistabyte.es/
Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies